Una receta clásica con carne


Una receta clásica con carne

Existe una receta que es todo un clásico en el mundo culinario y hoy la queremos comentar: la lasaña de ternera. Os queremos dejar aquí la receta pero con un toque especial, vamos a añadirles unos ingredientes que van a potenciar su sabor, sin perder su esencia.

Receta de lasaña de ternera

La lasaña es un plato muy sencillo de hacer, lo único que hay que elaborar un poquito más es la salsa. Si consigues que la carne tenga un sabor especial, el resto dará igual. Estará riquísima la hagas como la hagas.

Ingredientes:

-1 paquete de láminas de lasaña

-500 gramos de carne picada de ternera.

-Queso rallado

-Bechamel

-1 cebolla

-Un bote de tomate entero natural.

-Aceite

-Azúcar

-Jengibre

-Orégano

-Cebolla en polvo

-Pimentón picante

Proceso de elaboración:

Lo primero que tendrás que hacer es partir la cebolla en trozos muy finitos y freirla hasta que se deshaga y tenga un aspecto tostado. Una vez conseguida esa textura añade la carne y con ella las siguientes especias al gusto: orégano, cebolla en polvo, pimentón picante y un poco de jengibre. Deja la carne al fuego hasta que se dore y después añade el tomate entero pelado. Una vez añadido, ponle una cuchara pequeña de azúcar y parte los trozos de tomate con la cucha de cocina. Deja que se cocine durante 40 minutos a fuego lento.

Mientras el tomate se va haciendo, pon a calentar el horno a 180º y el agua a hervir. Una vez que el agua esté hirviendo coloca las láminas de la lasaña una sobre la otra en el agua (de forma cruzada para que no se peguen) y añade un chorrito de aceite. Dependiendo de las láminas de pasta que compres tendrás que dejarlas hervir un tiempo u otro. Incluso existen láminas que podrás meter directamente al horno sin hervir. Esto lo podrás elegir al gusto.

Una vez hecha la pasta, añade las láminas sobre una bandeja de horno cubriendo la base y empieza a montar capas de pasta, carne, pasta, carne, pasta carne hasta llegar a la parte superior del recipiente. Arriba del todo tendrás que poner una capa de bechamel (la puedes hacer tu o la puedes comprar ya hecha) y encima queso rallado. Nosotros recomendamos ponerle mozzarella.

Lo último que tienes que hacer es meter es meter la lasaña al horno, precalentado a 180 grados, durante unos 10/12 minutos en gratinado. Aunque si ves que antes ya tiene la textura que te gusta podrás proceder a sacarla del horno. Lo ideal es que el queso se quede dorado.

Como curiosidad: aunque en la receta tradicional la carne no se hace con jengibre, nosotros recomendamos añadirlo. El jengibre además de tener muchísimas propiedades beneficiosas para la salud, es una especie que potencia mucho el sabor de la carne. Por lo tanto, al añadir un poco conseguirás que esté más sabrosa, así como un toque picante.